Intromisiones

Si como parece dentro de un mes se aprueba en el senado, la llamada “cámara alta”, la Disposición Segunda de la Ley de economía sostenible, o sea, la famosa Ley Sinde, se habrá cometido un grave atropello a la libertad de expresión y a la democracia de este país. Una comisión gubernamental, con la apresurada tutoría de un juez, podrá decidir qué webs deben ser clausuradas mediante una interpretación espúrea de la ley. Por primera vez en democracia se salta el organigrama básico de los tres poderes en los que descansa un estado de derecho, ya que un sólo poder pasaría a aglutinar las tres funciones, volviéndose legislador, juez y ejecutor. O sea, un derivado de aquel cómic llevado al cine en una peliculaza de Stallone titulado “Judge Dred”.

Lo más grave del asunto no parece que vaya a ser la abolición de las descargas, lo cual se antoja bastante difícil, tal como se ha demostrado con ifructíferas leyes similares por Europa. Simplemente porque internet no se puede controlar, a mucho que le pese a algunos que arguyen las más torticeras justificaciones. Lo preocupante es la perversión de los procedimientos por el mero hecho de que el gobierno, mandarín de las industrias de contenidos,  no estaba de acuerdo con todas las sentencias favorables a los portales de descargas. Pues manipulo la situación hasta que me satisfaga, que para eso estoy en el poder. Ea…!!!

Y más preocupante si cabe es cómo se ha gestado el acuerdo para aprobarla; a puerta cerrada, de espaldas a los ciudadanos y sin buscar el mínimo consenso ni siquiera político; consecuencia del nefasto bipartidismo en el que residimos. Eso sí; antes se ha procedido a todo el paripé de rigor en reuniones de pantomima y estrechamientos de manos.

Lo único bueno del asunto es que, al igual que las presiones de los internautas fueron determinantes en el fracaso de la aprobación de la ley en el congreso, aquí puede suceder lo mismo, con el añadido de que el senado posee listas abiertas, que deberían garantizar una mayor independencia de la disciplina de partidos. Si se mandan mails a los senadores de tu demarcación a los que has votado personalmente, pueden ver peligrar su puesto. Y como se vota a la persona y no al partido, gañote en las siguientes elecciones al que vote a favor. Así de simple. Verás cómo aprietan el ojete…

Anuncios

0 Responses to “Intromisiones”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




   

Add to Technorati Favorites

algunos derechos reservados

 


A %d blogueros les gusta esto: